Centro de Cultura Tanguera Alfredo Belusi

Alberto Margal nacía hace 113 años.

Cantor y compositor.

Nació en Rosario el 13 de julio de 1910 y, siendo veinteañero, empuñaba la guitarra y cantaba para círculos reducidos, mientras trabajaba en una panadería. En esa casa había máquinas amasadoras marca Margaldi, las que brindaron al joven su seudónimo artístico: Alberto Margal. En 1933 se fue a Buenos Aires y allí pudo demostrar otras de sus facetas: actor vocacional, cualidad que le posibilitó participar en radio, cuando estaban de moda las novelas.
Su nombre pronto se hizo muy popular como cantor y actor, aunque el dinero le escaseaba. Pero Margal era un bohemio y todo lo relacionado con el vil metal le parecía materialismo impuro, ya que su personalidad se asentaba en sentimientos nobles y valores absolutos: la mujer, la madre, la amistad y, a diario, demostraba permanentemente su sentimiento de humanidad.
En un local nocturno de Avellaneda lo escuchó cantar Ruggierito, un personaje del entorno del influyente caudillo político Alberto Barceló. Con esa palanca, lo contrataron por 25 años —un verdadero récord-- en LR2 Radio Argentina. Su creciente popularidad le posibilitó también actuar en las radios Prieto, Porteña, El Mundo y Belgrano, aquí en los recordados programas auspiciados por Jabón Federal. También cantó en locales nocturnos, como el mítico Café Marzotto de la calle Corrientes. Entre los guitarristas que acompañaban a Margal estaba el virtuoso José Canet.
Durante dos décadas, Margal resultó uno de los grandes cantores solistas y fue el zar de la cadena Radio Belgrano, Jaime Yankelevich, quien lo bautizó El cantor de las madres y las novias. Se presentaba así ante los micrófonos de LR3: Escríbeme madre,/ escríbeme novia,/ escríbeme dueña,/ te brindaré mi corazón/ en serenatas porteñas.
Entre los amigos con quienes podía contar estaban un boxeador muy popular, Alberto Lovell y el humorista Roberto Gil. En 1942 llegó a la pantalla grande, cantando el vals Pobre mi madre querida, personificando a José Betinoti en la película La cabalgata del tango. El 7 de marzo de 1943 registró para el sello Odeón dos temas de su autoría: el tango antes mencionado y la marcha El Tambor de Tacuarí. Sus grabaciones no se interrumpieron hasta 1957, alcanzando un total de 46 registros, todos con acompañamiento de guitarras. En ese año dejó de cantar profesionalmente.
Como actor de radioteatro intervino en La ley de los pobres y en La canción maldita (guiones de Alfredo Lima y Nolo Gildo) propaladas por LR2 Radio Argentina. Encabezaban el nutrido elenco las actrices María Esther Villegas y Lita Sandoval. En ambas obras, Margal cantaba a dúo con otro rosarino, Lito Bayardo, temas como el vals Los ojos de mi madre.
De su labor como compositor, además de las citadas, le pertenecen las siguientes piezas: los tangos Compañera mía, Por qué canto, Aquel muchacho y Vuelvo al barrio; los valses El día de mi madre, La serenata y Florcita olvidada; los pasodobles Cara linda y Cascabelera, y la milonga Juan Manuel Fangio (todas con Lito Bayardo); con Antonio Nápoli el vals Madre universal y, con Carlos Waiss, el vals Apenas quince años.
Alberto Margal, un artista valioso aunque un tanto olvidado, falleció a los 70 años el 18 de septiembre de 1980. 
 

Fuente: https://laalfredobelusi.blogspot.com/2023/07/alberto-margal-nacia-hace-113-anos.html

Comentarios
Volver arriba